Primero que todo me gustaría decir que el cómic me gusta más que la serie.

La serie tiene sus ventajas pero el cómic siempre tendrá su encanto. La serie se hace lenta y pesada, mucho más lenta que el cómic, y eso es extraño porque el cómic entra en más detalles. En la tercera temporada la serie mejora pero aun le falta algo.

Aunque en sus dos versiones hay una cosa que no me gusta y es que no puedes cogerle apego a ningún personaje.En cuanto le coges interés a alguno, se lo cargan. El creador, Rickman, lo vende como una característica buena pero para mi no lo es, termina aburriendo ver morir personajes.

Recomiendo leer los cómics, aunque sea después de ver la serie. Eso si, el hilo argumental cambia un poco. Las localizaciones son las mismas y algunos personajes también pero en la serie aparecen nuevos personajes y a otros les cambia su suerte o directamente no salen.