Estaba releyendo un cómic de Batman, La broma asesina, de Alana Moore y Brian Bolland, y me encontrado al final con un chiste del Joker que me ha hecho gracia, dice así:

Había una vez dos tipos en un manicomio, y una noche… una noche deciden que ya no les gusta vivir en él. ¡Así que deciden escaparse!

Entonces se suben al tejado y ahí, a un salto de distancia, ven las azoteas de los edificios de la ciudad, que se pierden en el horizonte bajo la luz de la luna… que se pierden hacia la libertad.

El primer tipo da un salto y cruza sin problemas, pero su amigo no se atreve a saltar, porque… porque teme caerse.

Entonces el que ha saltado tiene una idea… y dice: ¡EH! ¡Llevo una linterna encima! ¡Alumbraré con ella la distancia que separa ambos edificios para que así puedas caminar por el haz de luz y llegar hasta aquí!

Pero el otro tipo niega con la cabeza y dice: ¿Pero acaso te crees que estoy loco? ¡La apagarías cuando fuera por la mitad!