Una sorpresa es la que me llevé el sábado por la noche al terminar la sesión de cine, en la que había visto la película española hierro. Cuando estaba comprando la entrada con mi novia, me miraba de reojo el cartel de Bienvenido a Zombieland, pensando que una película en la que una madre perdía a su hijo, ya lo tenía un poco gastado.

El tema fue diferente durante la película, desde el momento que el niño desaparece del barco dónde viaja con su madre, la película me enganchó, pero el desenlace es lo que mas me gustó, sin duda, aunque me dejó un sabor amargo, porque parece que la madre sea lo que no es.

Increible la ambientación de la isla de Hierro, una isla con pequeña con pocos habitantes que te dejan una sensación extraña.